Municipio y Supercemento rescindieron el contrato para ejecutar el gasoducto

PABLO RADA

Rada dijo que “era necesario salvar esta situación”

En la jornada de ayer se firmó la rescisión del contrato entre la Municipalidad de Venado Tuerto y la empresa Supercemento para la ejecución de la obra de ampliación del Gasoducto Regional Sur (GRS), donde las partes rechazaron cualquier posibilidad de realizar futuros reclamos, algo que dejó conformes a las autoridades municipales. Ahora apuestan a que Litoral Gas se haga cargo de la ejecución de la obra.

El intendente interino Carlos Díaz Vélez fue el encargado de rubricar esta rescisión, recordando que “por cuestiones ajenas a la gestión municipal, el dinero asignado como anticipo para el gasoducto, de 26 millones de pesos, no se pudo concretar. Ante la preocupación de que la obra se haga sí o sí porque los caños están comprados y pagados, y la negativa del Gobierno nacional de dar los ajustes que se dieron por devaluación de diciembre de 2015, se llegó a este punto”.

En la última reunión realizada días atrás en la ciudad de Buenos Aires, donde estuvieron el subsecretario de Obras Públicas, Pablo Rada; el intendente José Freyre; el diputado nacional Ricardo Spinozzi y representantes de la Provincia, se acordó rescindir el contrato con Supercemento “donde se deja constancia de que las partes renuncian a cualquier posibilidad de reclamo. La empresa se liberó de su obligación contractual en excelentes términos y deja las manos libres a la Municipalidad para continuar con la obra, con nuevos contratos que deberán realizarse”.

Con la firma concretada ayer, empresa y Municipio aceptaron que “no hay perjuicio económico ni legal”, algo que valoran en el gobierno local porque Supercemento pagó unos 300 mil pesos por sellados del contrato y además hicieron inversiones para concretar el anteproyecto ejecutivo. “Era necesario salvar esta situación para que todas las partes tengan la certeza de que no se van a generar inconvenientes futuros, peligrando la continuidad de la obra”, remarcó Rada, quien trabajó el tema codo a codo con Díaz Vélez.

“La próxima instancia será juntarnos con la Secretaría de Energía de la Provincia y de la Nación, junto a la empresa Litoral Gas, que ya tomó cartas en el asunto porque en función de la redeterminación de tarifas es posible que esta empresa sea la que tome la obra”, confió el funcionario municipal.

Fondos disponibles

Hay alrededor de 127 millones de pesos disponibles para la ampliación del gasoducto y la intención es que se transfieran directamente a Litoral Gas, que es además la prestataria del servicio y se iba a quedar con la obra, más allá de quién la llevara adelante. También se confirmó que por resolución del Enargas, “una vez concluidos estos 44 kilómetros de extensión del gasoducto, Litoral Gas debe realizar otros 44 kilómetros, por eso la idea es que concrete el paquete completo con los fondos que le facilite el organismo nacional con la redeterminación de tarifas y este convenio con la Nación. De esta forma ya no hablamos de 1.800 servicios para la ciudad, como estaba previsto, sino más de 4 mil”, enfatizó.

Durante décadas, Litoral Gas se limitó a prestar el servicio de gas domiciliario en cañerías construidas por terceros, argumentando que el bajo costo del gas no le daba los márgenes de ganancia necesarios para invertir. Con el incremento tarifario que llevó adelante el gobierno de Mauricio Macri, ahora Litoral Gas tiene un marcado interés en llegar al mayor número de hogares posible, por eso está dispuesta incluso a realizar inversiones en ampliaciones. Así, se estaría haciendo cargo del GRS: “La idea es saltear el paso de la licitación, pero si es necesario estamos preparados para hacerlo y destrabar la situación”, completó Rada.

Fuente: Diario El Informe
Foto ilustrativa: Pablo Rada