La laguna de Las Aguadas, nuevamente en la cota límite

Foto ilustrativa: Laguna de las Aguadas

Control permanente del Municipio

Si bien las últimas precipitaciones no generaron grandes inconvenientes en Venado Tuerto, como sí sucedió en varias localidades de la región, llevaron a que la laguna de Las Aguadas, también conocida como “del basural”, llegue nuevamente a la cota límite, en 108, con riesgo de desborde, lo que pone en situación de alerta a distintos barrios de la ciudad, principalmente el Juan XXIII y San Vicente. Según informó el subsecretario de Obras Públicas, Pablo Rada, la situación estaría controlada y desde el Municipio se estableció un control permanente para evitar que esta realidad se agrave.

“La laguna está en la cota límite, así que estamos repasando todo el sistema, tanto del ingreso como de la salida, que por el momento está equilibrado, aunque debemos controlarlo, porque cualquier lluvia podría generar problemas”, expresó el funcionario, adelantando que “por suerte se pronostican 10 días sin lluvias, o de poca intensidad, tiempo suficiente para que la laguna se siga descomprimiendo, porque estamos teniendo muchos inconvenientes en la zona rural de El Empalme, en la laguna La Victoria, donde no sólo volcamos agua nosotros, sino también San Eduardo y Maggiolo”.

Asimismo señaló que las medidas a tomar las van a ir evaluando en función de cómo evolucionen las lagunas del área urbana y el clima. Por el momento, “seguiremos con el bombeo controlado en el barrio Santa Rosa para descomprimir y a su vez monitorear los barrios Juan XXIII y Santa Rosa para evitar inconvenientes”, precisó.

Efecto de ida y vuelta

A su vez, Rada puntualizó: “Con la laguna Las Aguadas tenemos otro problema, que es que cuando El Empalme está lleno, como sucede ahora, empieza a haber un retroceso, volviendo el agua hacia el basural. Ese efecto de ida y vuelta es lo que se está viviendo; de todos modos, nosotros hacemos un monitoreo cada 12 horas”. Y resaltó: “El objetivo es que la cota esté en baja, porque si no es así, vamos a tener que solicitar a la Provincia que nos ayude con trabajos en la zona del camino a San Eduardo, donde se colocaron tubos, pero si el agua que pasa es abundante, termina afectando la salida del agua de Venado Tuerto”.

“Sí tenemos que destacar que estas lluvias, de entre 85 y 90 milímetros, según la zona, no nos generó ningún inconveniente en la zona urbana, ni siquiera se llegó a acumular, ya que fueron continuas pero sin demasiada intensidad. Pero la realidad de las lagunas, e incluso del barrio Santa Rosa, es producto del agua que llega desde la zona rural”, sentenció.

Cabe recordar que en el mes de enero, con las intensas lluvias que se suscitaron, la laguna del Basural, que normalmente tiene una cota de 107,5, llegó a 108,4, a diez centímetros de desbordarse. Ahora, si bien hay un margen de 50 centímetros, la laguna sigue recibiendo agua hasta 10 días después de las lluvias, es decir que si no está controlado el sistema, hay serios riesgo de que se complique.

Foto ilustrativa: Laguna de las Aguadas